La expulsión más absurda de la historia

penalti
No te vas a creer lo que verás en el siguiente vídeo. Ocurrió en un partido correspondiente a la undécima jornada de la Primera División de Honduras. El Marathón visitaba el campo del Real Sociedad y logró adelantarse en el marcador por mediación de Mario Berríos en el minuto 37, pero tras la reanudación sucedió algo más propio de ‘Expediente X’ que de un partido de fútbol.

Palmaditas muy mal interpretadas

En una acción que terminó con el balón en las manos del portero del Marathón, el árbitro se sacó de la manga la expulsión más absurda de la historia, al tiempo que señaló el punto de penalti sin titubear. ¿Qué es lo que pasó? Pues que el portero, Junior Morales, vio la tarjeta roja por darle tras palmaditas en el culo a un delantero del Real Sociedad. No fue más que eso, tres caricias que habría firmado su novia.

El árbitro, que debería ser investigado por un tema relacionado con las apuestas deportivas, facilitó el empate de Henry Martínez desde los once metros con una decisión que no entendió nadie y que nunca va a entender nadie. Fue bochornoso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.