El Madrid humilla al Galatasaray en Estambul


Es la misma historia de siempre. En la previa al partido se habla mucho del infierno turco y todas esas tonterías que no cambian nunca. Se comenta que el Galatasaray es un equipo peligroso y que no está nada claro que el Real Madrid (u otro grande) pueda ganar. ¿Qué pasa luego? Pues que los tres puntos vuelan de Estambul con una facilidad pasmosa.

Eso es justo lo que pasó anoche en el primer partido de la fase de grupos de la Champions League. El Madrid de Carlo Ancelotti brilló bastante más que en Liga y se adjudicó el primer partido por una goleada de escándalo: 1-6. Gareth Bale fue suplente y jugó una media hora, pero Cristiano Ronaldo, Isco y Karim Benzema sí estuvieron sobre el césped desde el inicio para poner el juego y los goles.

El delantero centro francés jugó un gran partido. Se le vio muy participativo y aportó algo más que los dos goles que marcó. Lo mismo sucedió con Cristiano, que fue de menos a más y acabó llevándose el balón firmado a casa. Su tercer gol, cuando el partido ya agonizaba, fue una obra de arte.

Isco vuelve a brillar


Mención especial merece Isco. El futbolista andaluz se está convirtiendo en el fichaje del año en España. En la Liga se ha echado el equipo a las espaldas y ayer volvió a ser decisivo. Marcó el primero tras un control orientado perfecto y asistió a CR7 en el primero de sus tres goles. Todo ello hasta que Ancelotti decidió darle descanso para que este fin de semana la vuelva a liar ante el Getafe.

Casillas se lesiona

Iker Casillas no tuvo suerte. Volvía a la titularidad y no pudo aprovecharla porque se lesionó tras un choque fortuito con Sergio Ramos. Se dañó las costillas y tuvo que pedir el cambio en el minuto 14. Definitivamente alguien le ha echado mal de ojo.

Inesperado empate de la Juve en Copenhague

En el otro partido del grupo hubo sorpresa. Fue la única de la primera tongada de partidos de la Champions. La Juventus fue incapaz de ganar al Copenhague a domicilio y tuvo que conformarse con un empate a uno que le sabe a poco. Jorgensen adelantó a los daneses en el minuto 14 y Fabio Quagliarella estableció el empate en el 54. Buscaron el segundo con muchas ganas, pero Wiland, el portero local, estaba inspiradísimo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.