Tremendo cabezazo en la liga griega


Ocurrió en el Aris – Panathinaikos que se disputó el pasado sábado. El joven Nikos Marinakis disputó un balón aéreo con tan mala suerte que se llevó un cabezazo que le dejó grogui. Al principio se quedó insconsciente, pero poco a poco fue recobrando la conciencia y abandonó el terreno de juego por su propio pie ayudado por los médicos.

Evidentemente, fue una acción involuntaria. Hay que ser muy burro para querer dar un cabezazo a alguien.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.