Arturo Vidal o cómo ser un futbolista con muy pocas luces

Ernesto-Valverde-y-Arturo-Vidal
No es nada nuevo lo de que para ser futbolista no sea necesario tener un máster. Faltaría más. Muchos no tienen tiempo para estudiar más allá del Bachillerato porque pronto saborean las mieles del fútbol profesional, así que no se les puede echar nada encara. Cada uno puede utilizar su tiempo libre como más le convenga, y no todos hacen como Juan Mata y algunos futbolistas que tienen carrera porque han querido y han podido compaginar el trabajo con los estudios.

Ahora bien, de tener más o menos estudios a tener más o menos luces hay una gran diferencia. Como en todas las profesiones, hay jugadores a los que les falla su mala cabeza, y más desde que existen las redes sociales. ¿El último ejemplo? Arturo Vidal.

De los que menos juegan

El chileno llegó al Barça el pasado verano procedente del Bayern de Múnich con la esperanza de triunfar en el que se supone que es su último gran contrato como profesional. Sin embargo, en lo que va de temporada solo ha disputado 164 minutos en LaLiga y 8 minutos en las dos primeras jornadas de la fase de grupos de la Champions League.

Ernesto Valverde no parece confiar en él, y menos después de los tweets que ha ido publicando para dejar claro que no está contento con su situación. Alguno lo ha borrado, pero siendo un personaje público con millones de seguidores en Twitter estaba claro que iban a dejar huella.

Arturo-Vidal-aplaudiendo

El primer tirón de orejas

Los directivos del Barça y Valverde han tratado de echar balones fuera para no alimentar a la prensa, pero Pep Segura, manager general del Barça, no se ha mordido la lengua y ha dejado claro que no ha actuado nada bien:

Vidal ha faltado el respeto a sus compañeros y va a rectificar.

Si no está contento, que se vaya

¿Qué pasará con él en los próximos meses? No hay que descartar que se marche en el mercado de invierno aunque sea cedido. Paciencia no tiene, y tampoco ha demostrado tener cabeza. Si no juegas y estás enfadado, lo mejor que puedes hacer es hablar con el entrenador para buscar una solución. Lo que no puedes hacer es lanzar indirectas como un niño pequeño.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.