Djukic expulsa a Rami de la convocatoria


Con la llegada de Miroslav Djukic se las prometían muy felices en Valencia. El técnico serbio venía de realizar una gran campaña con el Valladolid y estaba preparado para afrontar el proyecto más ambicioso de su corta carrera como entrenador. Lo malo es que cuando llegó se quedó sin Tino Costa (vendido al Spartak de Moscú por 7 millones de euros) y Roberto Soldado (vendido al Tottenham por 30 millones de euros), pero eso no fue suficiente para frenar la ilusión.

Después de la tormenta no siempre llega la calma

Con esas dos bajas ha tenido que afrontar una temporada que no ha empezado nada bien. En Liga son décimos con 6 puntos de 15 posibles y en la Europa League han arrancado con una dolorosa derrota ante el Swansea City (0-3). Por eso el pasado domingo tuvo que salvar un match ball ante el Sevilla, que por cierto se saldó con un 3-1 que sirvió para calmar los ánimos entre la afición.

Rami pierde los papeles

Donde no se han calmado los ánimos es en el vestuario. Adil Rami, que no está contando demasiado esta temporada, rajó de lo lindo cuando le preguntaron por Djukic. No se mordió la lengua y dijo todo lo que se le pasó por la cabeza sin pensar en las consecuencias que podría tener:

Hemos perdido este año a gente como Albelda, Soldado y Tino. Ahora en el vestuario sólo hay pelotas que no hablan a la cara. No hablo de Djukic. Es el jefe del barco pero veremos dónde estamos al final de temporada. Mi relación con él no es buena. Yo creo que Djukic no habla a la cara. A mí me dijo que podía ser uno de los mejores centrales de Europa y no lo demuestra.

Ya le están preparando el cartel de transferible

Con estas palabras recogidas por ‘Radio Valencia’ su futuro está en el aire. De momento ya ha sido expulsado de la convocatoria para el partido que el Valencia disputará en Granada esta misma noche. El club ha respaldado la decisión de Djukic y no sería nada extraño verle salir dentro de unos meses. El mercado de invierno es una buena oportunidad para vender a un jugador que se ha ganado el desprecio del entrenador y sus compañeros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *