El Sevilla se queda sin Champions tras un partido para olvidar

Adil-Rami
Las cosas no salieron como Jorge Sampaoli había planeado. El Sevilla no fue el Sevilla que vimos en el partido de ida, ese que dejó vivo al Leicester City desperdiciando ocasiones de gol y permitiendo que Jamie Vardy batiera a Sergio Rico en una de las pocas acciones de peligro que sufrieron.

El 2-1 obtenido en el Sánchez Pizjuán fue insuficiente porque no fueron capaces de ver puerta y se vieron superados por el actual campeón de la Premier League, un equipo que parece haber resucitado desde que Claudio Ranieri fue destituido.

Vimos al Leicester campeón

Los de Craig Shakespeare, que debutaba en una noche europea, se encomendaron al público del King Power Stadium y a Kasper Schmeichel, que volvió a ser decisivo. Eso sí, fue el capitán el que abrió la lata, el que dejó claras las intenciones de un equipo que fue a por todas desde el primer minuto.

Primer gol a balón parado

Wes Morgan anotó el 1-0 a la salida de una falta lateral. El balón, puesto en juego por Riyad Mahrez, fue a parar al segundo palo, por donde apareció el central jamaicano nacido en Inglaterra. Gabriel Mercado estuvo muy blando y Morgan acabó enviando el balón al fondo de las mallas con un remate poco ortodoxo.

Leicester-2-0-Sevilla
Eso pasó en el minuto 27 de una primera parte en la que los andaluces tuvieron un par de llegadas con cara y ojos. La primera ocasión fue para Samir Nasri y la segunda para Ben Yedder.

El segundo tras el descanso

Tras la reanudación llegó la confirmación de que fue una noche aciaga para el Sevilla. Albrighton anotó el 2-0 definitivo en el minuto 54 rematando a placer tras hacerse con un mal despeje de Adil Rami, que debió enviar el balón a banda, no al centro del área. Antes, todo hay que decirlo, Escudero se había topado con el larguero tras un tremendo zapatazo desde fuera del área.

Albrighton

Nasri se autoexpulsó

A partir de ese momento todo fue negativo. Jamie Vardy picó a Nasri y este se encaró con él dándole un pequeño cabezazo. El delantero inglés le echó cuento al asunto y el italiano Daniele Orsato mostró la segunda amarilla al francés, que le hizo un flaco favor a su equipo.

N’Zonzi se topó con Schmeichel

A pesar de los pesares, los de Sampaoli, que por cierto terminó expulsado, pudieron forzar la prórroga desde el punto de penalti. El colegiado señaló los once metros a falta de diez minutos para el final y Steven N’Zonzi lo falló. O mejor dicho, Schmeichel volvió a adivinar la intención del lanzador sevillista como ya pasó en el partido de ida con Correa.

Nzonzi
En fin, el Sevilla tendrá que seguir intentándolo. Con la plantilla que tiene puede soñar con ganar la Champions algún día. Ahora solo falta que la marcha de Monchi a la Roma no tenga consecuencias negativas en los próximos años.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.