Golazo anulado por los pelos

Guangzhou Evergrande
Por los pelos y por la poca vista de un compañero. Ocurrió en la primera jornada del campeonato chino, en un partido entre el Guangzhou Evergrande y el Changchun Yatai que acabó con empate a uno.

El equipo entrenado por Fabio Cannavaro iba perdiendo por culpa de un gol de Ouwo Moussa Maâzou, así que buscaba la igualada a la desesperada y la encontró en una jugada a balón parado. O al menos eso parecía, porque al final se quedaron con las ganas de celebrar el tanto.

¿Ansia viva?

Ocurrió en el minuto 62, en una falta lateral botada al área que remató Gao Lin de forma acrobática. Su disparo botó en el césped antes de alojarse en las redes de la portería defendida por el portero del Changchun Yatai, pero por el camino se cruzó el brasileño Elkeson, que tenía muchas ganas de marcar y rozó el balón con la cabeza cuando estaba a tres milímetros de la línea de gol.

Las protestas de los jugadores locales no sirvieron de nada porque no subió al marcador. Tuvieron que seguir remando hasta encontrar el empate en el minuto 68 gracias a un gol en propia puerta del uzbeko Anzur Ismailov.

¿Te imaginas que pasa algo así tras un remate de Cristiano Ronaldo? Si ante el Levante se enfadó porque un defensa la sacó bajo palos, no me quiero ni imaginar la que se hubiera organizado si llegan a anularle un gol porque uno de sus compañeros la toca de la misma forma en fuera de juego.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.