Ramos pierde los papeles y propina dos balonazos al canterano Reguilón

Sergio-Ramos
No hace falta ser sociólogo para darse cuenta de que el Real Madrid no vive su mejor momento. Lo hemos podido comprobar esta misma mañana en el entrenamiento de los blancos en Valdebebas, donde se ha producido algo que no habíamos visto hasta ahora: Sergio Ramos tomándola con un canterano.

Ramos suele ser ejemplar, pero esta vez se ha equivocado

Todo ha ocurrido en un juego que ha terminado justo cuando Sergio Reguilón ha ido a por todas para coger un balón que ha terminado en las manos del capitán. Sin querer ha golpeado en la cara al andaluz y éste ha reaccionado de la peor forma posible, tratando de darle un pelotazo (o como mínimo meterle el miedo en el cuerpo, ya que no le ha dado pese a estar a muy poca distancia). Además, acto seguido le ha recriminado su actitud.

Los ánimos no se han calmado después de esa incomprensible acción y Ramos ha cogido otro balón que ha disparado con su pierna izquierda impactando en las piernas de Reguilón, que no entendía nada de lo que acababa de pasar y ha optado por no decir nada.

Luka Modric, que se ha dado cuenta de todo, no ha tardado en acercarse a su amigo para pedirle calma, que es justo lo que no se respira en estos momentos en el vestuario del campeón de Europa.

Lopetegui necesita algo más que buenos resultados

Momentos como este también perjudican a Julen Lopetegui. Los jugadores están nerviosos y puede que el presidente tome la decisión de destituirle simplemente para buscar una reacción, para que las cosas cambien de la noche a la mañana como cambiaron cuando Zinedine Zidane llegó para sustituir al cuestionado Rafa Benítez.

Actualización: Ramos ha publicado una fotografía en Instagram junto a Reguilón y otros compañeros y ha reconocido que su actitud no ha estado bien.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.